Por primera vez en la historia en la cuenca de Aitken, la cara oculta de la Luna, alunizó la sonda china Chang’e-4. Se trata de una nave no tripulada que cuenta con dispositivos para analizar la geología del sector, así como vegetales y semillas de papa para llevar a cabo pruebas biológicas.

Deja un comentario