Stefano Domenicali llega a la jefatura de la F1 con la encomienda de seguir impulsándola más allá del nivel deportivo.

El italiano, quien dirigió a Ferrari de 2008 a 2014, reemplaza a Chase Carey al frente de la categoría, en un momento en el cual, además de la pandemia de COVID-19, se vive una evolución tecnológica y social muy dinámica y constante.

Tres objetivos son los que Domenicali se traza para que la F1 se consolide a nivel interno y externo: conservar la estabilidad sabiendo que la pandemia seguirá creando obstáculos, mantener a los equipos en estado fuerte a futuro y reforzar el mensaje que se puede aportar algo a la sociedad.

“Tenemos todos los elementos que necesitamos para asegurarnos de que todo lo que estamos haciendo y viviendo será la plataforma en la cual podamos atraer a aficionados nuevos, que serán diferentes a nuestra edad y que están acostumbrados a algo”, comentó en entrevista a Sky Sports.

“No sólo en términos de atracción, sino también de la extensión de marca que podemos ofrecer”.

Sobre la crisis sanitaria, Domenicali sigue confiado en que saldrá adelante un calendario con 23 Grandes Premios, lo cual nunca ha pasado en la historia de F1 y no se logró en 2020, ya que la COVID-19 sólo permitió realizar 17 eventos.

Al seguir en contacto con los promotores alrededor del mundo, el cuerpo organizador se mantiene lo más flexible posible para poder crear escenarios que permitan minimizar las consecuencias de cancelaciones de eventos.

“Lo que puedo asegurar a nuestros seguidores, nuestros aficionados, es que realmente queremos asegurarnos de que la temporada está ahí. Tenemos un compromiso y queremos tenerlo en cuenta”, afirmó.

Tras el lanzamiento de campañas como #WeRaceAsOne y la organización de actos como hincarse antes de cada competencia, el paso a seguir es hacer que los mismos pilotos lleven el mensaje social fuera de pista, en todo momento.

“Lo bueno es que los pilotos se dan más y más cuenta que son los embajadores de Fórmula 1 en una dimensión diferente”, expresó.

“No sólo en función de habilidades técnicas, pero también en términos de la manera en la que pueden colocar el mensaje de Fórmula 1. Creo que ellos lo apreciarán”.

Asimismo, la atención gira en torno a 2022, año en el que el reglamento técnico se renovará de forma radical para mejorar el espectáculo en pista.

Siendo algo que se desarrolló bajo el mando de Carey y de Ross Brawn, Director Deportivo, Domenicali califica la renovación como “un momento de cambio” que se ha manejado de manera correcta, en cuanto a los detalles y el procedimiento para hacer la transición.

Además, está la generación próxima de motores, que se junta con la tendencia de las armadoras a crear productos sostenibles (con emisiones cero). Esto también se mantiene en la mira, de tal forma en la que se tratará de demostrar que hay opciones alternativas, y económicas, a la «electrificación».

“Tenemos que asegurarnos de que la tecnología híbrida que se utilizará tenga relevancia para los autos de calle, pero también partirá de una base de costos e inversiones muy diferente”, detalló.

“Nos gustaría involucrar a equipos y fabricantes para tratar de anticiparnos al motor nuevo, incluso antes de lo que se espera en las reglas nuevas, y asegurarnos de que este tipo de cosas serán parte de la agenda”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here